La llama

Un poema:


OASIS

Nada en mí sobrevive cuando dejo tu orilla.
Rodeada estás de muerte como la isla de agua.
Ya no hay más suelo humano para hincar la rodilla
que el que brota del ruedo de tu enagua.

La vida en ti florece como el hierro en la fragua,
pero en tu torno rondan sombras de pesadilla.
Como fuente que en campos de ceniza desagua,
fuera de ti se agosta toda flor y semilla.

Por eso la clorofila de mis ojos, por eso
busca el sol en tu piel, esa luz que se toca,
y amarte está en mi vida, como en mi cuerpo el peso.

Mis amores bestias se abrevan en tu boca;
todas mis alas caen de vértigo en tu beso,
todo yo soy un río que en tu sed desemboca.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Género

Autores

Novela

Citas al azar

Seguidores

  © Blogger template Werd by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP